¿Cómo hacer patatas? Los clásicos

¿Cómo hacer patatas? Los clásicos

Asar Cocer Freir Recetas
¿Cómo hacer patatas? Las maneras clásicas

Te encantan las patatas. Siempre forman parte de tus recetas fáciles del día a día y también para aquellas más elaboradas, las que te guardas para ocasiones especiales. Para mucha gente el como hacerlas no tiene mucho misterio. Para otras personas, para qué vamos a negarlo, la cosa se le pone difícil y es una pena, ya que es un ingrediente ideal para una comida sana. En este artículo intentaremos ponértelo un poco más fácil contándote los pequeños secretos de las diferentes formas de hacer patatas. ¡Vamos allá!

Preparar patatas fritas

Vas a preparar las patatas fritas perfectas gracias a nuestra receta. Hay varios factores a tener en cuenta: la cantidad de aceite, la variedad de la patata, el corte, el tiempo de fritura. Veamos todo ello paso a paso.

Agria: la mejor variedad para freír

La variedad agria es considerada la mejor patata para la fritura. Son patatas con la piel extremadamente fina y al pelarlas descubrimos una carne de un color amarillo intenso. Además, esta variedad tiene bajo contenido en azúcares. Todas estas cualidades son las que convierten las patatas de variedad agria en la mejor opción si vamos a coger la sartén. Por tanto, fíjate cuando vayas a comprar. ¿Puedo destinar la patata agria a otro tipo de preparación? La respuesta es sí.

Nuestra receta es muy sencilla, pero el resultado será fantástico. Empecemos.

  1. Pela las patatas y córtalas en tiras. No te pases de 8 mm en el ancho y el alto. Procura que el corte sea regular.
  2. Lava las patatas con agua fría, cinco minutos serán suficientes. A continuación escúrrelas y colócalas en un recipiente para secar.
  3. Vamos con la sartén. Coge una botella de aceite de oliva virgen extra y echa un buen chorro. La cantidad de aceite debe ser suficiente como para cubrir todas las patatas. Calienta el aceite hasta que ronde los 120º. ¿Un truco para saber cuándo estará a la temperatura adecuada? Échale al aceite un pequeño trozo de pan. ¿Sale a flote muy rápido? Todavía le falta un poco.
  4. El aceite está en el punto adecuado de temperatura y es hora de echar las patatas. Hazlo poco a poco, si las echamos todas de golpe el aceite podría enfriarse.
  5. Vamos a realizar dos frituras. La primera durará un poco menos de diez minutos. Luego retiras las patatas y las colocas en un recipiente con un papel absorbente.
  6. Hecho esto debes subir la temperatura del aceite. Unos 180º estarán bien. Devuelve las patatas a la sartén y haz la segunda fritura durante algo menos de 5 minutos.
  7. Este proceso de doble fritura se lleva a cabo para que se hagan bien por dentro y se doren a la perfección por fuera.
  8. Saca las patatas del aceite, escúrrelas y ya puedes servirlas.

Ya sabemos como freír patatas. En un futuro artículo veremos formas de preparar patatas fritas para seguir mejorando tus habilidades culinarias.

Receta de patatas cocidas

Vamos a cocer patatas. Como has podido comprobar las recetas con patatas cocidas son habituales en la gastronomía gallega y española. Por eso es muy importante que la patata cocida esté bien hecha, o estropeará buenas recetas. Vamos con el modo de preparación.

  1. ¿Cocer con piel o sin piel? He ahí la cuestión. Al pelarlas perderá parte del almidón que le da su sabor característico, por lo que puedes optar por no pelarlas. Además, una vez cocidas es muy fácil retirarles la piel.
  2. Una de las cuestiones más importantes a tener en cuenta es el tamaño de las patatas. Tienes que procurar que sea más o menos homogéneo para que el tiempo de cocción de todas las patatas sea el mismo. Si por ejemplo echas una patata muy grande y otra muy pequeña, esta última se cocerá mucho más rápido que la primera y no te interesa. Si tienes un puñado de patatas demasiado desiguales, las cortas en trozos de un tamaño similar.
  3. Coge una cazuela o una olla y llénala de agua. ¿Qué cantidad de agua necesitas para hervir patatas? Procura que el volumen sobrepase levemente a la patatas una vez introducidas en la cazuela. Evitaremos así que las patatas se queden sin agua debido a la evaporación que se producirá durante la cocción.
  4. Echa las patatas en el agua y también un puñado de sal. El tubérculo la absorberá durante la cocción y cogerán muy buen sabor.
  5.  ¿Cuánto tiempo para cocer patatas? Depende un poco de su tamaño pero más o menos ronda entre los 25 minutos y la media hora. ¿Cómo sabrás cuando ya están cocidas? Pínchalas con un tenedor. Si se dejan pinchar e incluso romper con cierta facilidad, sabrás que están listas.
  6. Cuando ya estén cocidas escúrreles el agua y déjalas reposar con la cazuela tapada. Así se compactarán bien y tendrán una consistencia ideal en la boca.

¿Asadas? Sí, por favor

Una de las fórmulas más recurrentes, creativas y sanas: el horno. Vamos a echarle un vistazo al modo de preparación.

  1. Empieza lavando los tubérculos con agua. Empléate en esta tarea, ya que debemos evitar posibles restos de tierra. En esta ocasión no vamos a pelar la patata.
  2. Calienta el horno a unos 180º.
  3. Coge el recipiente que irá al horno y úntalo bien con aceite de oliva virgen extra.
  4. Corta las patatas. Procura que los trozos sean de igual tamaño para que el horneado sea regular y al mismo tiempo. Échales sal al gusto. Luego puedes añadir condimentos.
  5. Es hora de colocarlas en el recipiente. Hazlo de tal forma que la piel debe quedar hacia arriba. La carne se impregnará con el aceite y los condimentos se absorberán mejor.
  6. Hora de meter las patatas al horno. ¿Cuánto tiempo de horneado? Más o menos media hora.
  7. Si ya han pasado los 30 minutos y quieres comprobar si están listas, fíjate en su aspecto. Si están arrugadas estarán listas. Una comprobación adicional: si se deslizan con facilidad por el aceite también sabrás que ya están listas.

Como siempre, el último paso es servir. Estamos preparando una publicación con diferentes recetas al horno. Seguro que te dan alguna buena idea.

Receta de puré de patatas

Para preparar un buen puré de patatas casero debes tener en cuenta todos estos elementos: el tipo de patata, la cocción, el triturado y la adición de los demás ingredientes.

Por sus características, la variedad Kennebec consigue una consistencia muy cremosa en el resultado final, vamos a utilizarla.

  1. En lo que se refiere a la cocción sigue los pasos habituales, pero no cortes las patatas. Selecciona varias del mismo tamaño y cuécelas según el método antes indicado.
  2. Retira el agua y pélalas mientras siguen calientes.
  3. Llega el momento de triturar. Para conseguir una buena textura utiliza un pasapuré o incluso un tenedor, aunque esta última opción conllevará más tiempo y esfuerzo.
  4. Calienta leche en una cazuela.
  5. Añade mantequilla. Hazlo mientras la patata está caliente, para que la mantequilla se derrita y se mezcle bien.
  6. Echa la leche caliente sobre la mezcla y sigue mezclando. Corrige de sal si ves que te has quedado corto.